Home / Blog / ¿Qué hay que tener en cuenta para el cierre del año contable?

¿Qué hay que tener en cuenta para el cierre del año contable?

Con la llegada del fin del año contable, aparece uno de los momentos más importantes para los negocios y empresas españolas: el cierre del ejercicio contable. Un tiempo de mucha actividad que se destina a cuadrar las cuentas, comprobar que cuadra el balance contable, corregir desajustes contables o financieros, calcular el resultado de ejercicio, calcular la base de los impuestos principales… En definitiva, dejar todos los documentos fiscales y contables de la empresa preparados para poder cumplir con sus obligaciones.

¿En qué consiste el ejercicio contable?

El ejercicio contable de una empresa supone un periodo de tiempo, nunca superior a 12 meses, que se entiende como un ciclo o año económico del negocio. Este periodo se suele utilizar como referencia a nivel contable y fiscal, para poder comparar resultados y calcular sus obligaciones fiscales.

Es importante saber, que si bien el ejercicio contable dura 12 meses, estos no tienen porqué ser el año natural, cada sector puede elegir el mes de inicio y fin de su ejercicio contable en función de sus intereses y necesidades.
El ejercicio contable,como se ha dicho, siempre durará 12 meses, salvo las excepciones de empresas disueltas a mitad de periodo o con el nacimiento de una nueva sociedad mercantil.

¿Cómo se hace el cierre contable correctamente?

Para realizar correctamente un cierre del año contable, es de vital importancia realizar de manera correcta todas las operaciones contables de cierre. Es decir, debemos cerciorarnos de que todos los asientos de ajuste contable, el cálculo del resultado del ejercicio y el asiento de cierre están bien realizados, entre otros aspectos.

Vamos a explicar a continuación todas las cuentas que debemos revisar a la hora de realizar el cierre contable de nuestro negocio para que no se nos quede nada en el tintero.

Revisión de las cuentas

Se deben revisar todas las cuentas de operaciones corrientes, asegurándonos que las cuentas de tesorería, las facturas de proveedores y clientes, las operaciones como descuentos o anticipos y los gastos importantes de la empresa están contabilizados

Dicho de otro modo, debemos asegurarnos de que todas las cuentas de caja, todos los ingresos y todos los gastos están contabilizados y reflejados en nuestras cuentas.

Realización de asientos contables de ajuste

Del mismo modo, debemos realizar los asientos contables de ajuste, cuyo objetivo es cuadrar todas las cuentas de la contabilidad de la empresa, corrigiendo desajustes contables. Dentro de estos asientos de ajuste, destacan los siguientes:

  • Ajustes de variación de inventario y de existencias.
  • Amortizaciones del inmovilizado, tanto material como inmaterial.
  • Deterioro del valor de los activos: existencias e inmovilizado.
  • Realización de provisiones de gastos y riesgos, conocidos y cuantificables.
  • Reclasificar y periodificar deudas a largo plazo, como préstamos, renting, leasing u otro tipo de arrendamientos financieros.
  • Otros ajustes, como el cambio de valor de divisas, variación de existencias, subvenciones…

Cálculo del resultado contable del ejercicio: Beneficios o pérdidas

De la cuenta de pérdidas y ganancias, se origina el resultado del ejercicio contable, el cual se registrará en la cuenta 129, “resultado del ejercicio” y cuyo valor se obtiene, a grosso modo, de la resta entre el sumatorio de toda las cuentas de ingresos, menos el sumatorio de todas las cuentas de gastos del ejercicio contable.

El resultado podrá ser positivo o negativo, quedando registrado, como ya se ha mencionado, el patrimonio neto del balance de la empresa, en la cuenta 129.

Cerrar la contabilidad con el asiento de cierre

Tras terminar de cuadrar todas la cuentas y el balance de situación, se debe realizar el asiento de cierre contable, mostrando el mismo valor tanto para el pasivo total, como el activo total de las cuentas de la empresa, esto, claro está, si se ha calculado de manera correcta.

Es de vital importancia registrar todos las cuentas de la empresa y realizar todos los asientos de ajuste si no queremos tener que acabar revisando todas nuestras cuentas con prisas, horas antes del cierre, a causa de que no nos cuadre el balance en el último momento.

¿Dudas sobre cómo cerrar el año contable?

Si tienes dudas sobre cómo cerrar correctamente el ejercicio contable, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En CCPYME’s contamos con los mejores expertos contables y financieros, que podrán echarte una mano para que no tengas problema alguno a la hora de cumplir con las obligaciones fiscales de tu negocio. Los balances que no cuadran a última hora serán cosa del pasado, deja que te echemos una mano.

¿Te ha gustado? Compártelo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

También te puede interesar

Sea cual sea tu empresa o negocio

Nuestro objetivo es ayudarte a gestionarla de forma eficiente y eficaz. ¡Contacta con nosotros!